viernes, 21 de abril de 2017

Y tú, no tienes hijos?

De los 32 primos que tengo por parte de madre ( si los cálculos no me fallan)  y los 6 por parte de padre, soy la única ( de las chicas) que ha decidido no tener descendencia.

De mis amigos, tres cuartos de lo mismo. Con los dedos de una mano puedo contar los que no tenemos hijos.

En mi entorno habitual no sorprende ( o eso creo)  pero me hace gracia cuando conoces gente nueva y la respuesta y la cara,  es de pena? de tristeza? no lo tengo claro pero es en plan: ah que no tienes hijos... y tú sin saber muy bien que cara debes poner ( me viene a la cabeza el icono de WhatsApp con los ojos abiertos y cara de pocker).

Esta es la bonita sociedad en la que vivimos, en la que llegados los " treintaytodos" y sigues soltera te miran raro y digo soltera en femenino porque si el que no tiene pareja es hombre, la cosa cambia... esa imagen de " mírala pobrecita que está sola " se transforma en " mira que vividor, él si que sabe".

La sociedad en la que si no sigues el patrón establecido la gente piensa que te pasa algo. Y eres la raruna. No tienes hijos!!! Sigues soltera?? Estás mu loca.

La rara que vive cómo ella decide, la que no necesita una pareja para sentirse mejor persona, la que puede ir sola a una boda, a comprar, al cine, a tomar un café a mitad de mañana o incluso de vacaciones ( qué loca! ). La que no depende económica ni emocionalmente de nadie. Se puede vivir así y puedes llegar a ser muy feliz. En serio.

martes, 14 de febrero de 2017

Me declaro amor eterno

Cuando has besado más de cien ranas que no se han convertido en príncipes, empiezas a plantearte si el problema eres tú.

Con la mejor de las intenciones los que me conocen, dicen que el fallo está en mi elección, que siempre voy al estanque de cabeza y pillo la primera rana que se me queda mirando. Así, a lo loco, que me llevo la rana equivocada siempre.

Pero digo yo, soy tan cafre para confundirme una y otra vez? O igual es que tengo alergia y aún no me la han diagnosticado? Algo pasa, eso lo tengo claro.

Reconozco que soy rara y en alguna ocasión puedo ser complicada ( muchas veces no me aguanto ni yo misma) aunque a mi favor puedo decir que soy divertida, entregada ( a veces en exceso), disfrutona de las pequeñas/grandes cosas de la vida, me gusta reír y llorar a partes iguales y me considero una persona lo que viene siendo, bien majica.

Pues oye, que no hay manera!

Que hasta las narices estoy de ver corazones por todas partes, restaurantes cutres publicitando el menú de san Valentín y qué pasa? Pasa que como estás solo te jodes y comes en casa porque los platos del  puñetero garito son para compartir.

 Para colmo acabo de abrir el correo y envían entradas para el día de los enamorados con un descuento especial eso sí, comprando dos.

Instagram lleno de imágenes referentes a lo bonito que es el amor, no hablarán de lo jodido que te deja cuando se rompe una relación no. Menuda mierdaca es san Valentín!

 Y lo de Facebook hoy no tiene nombre. Qué infierno!

Atónita me hallo con todas esas parejas que publican en sus redes sociales todo el amor que se profesan , con esas declaraciones a todo lo que da la patata, esas fotos de ramos de rosas rojas y esas frases que me dan tantísimo miedo tipo " mi vida sin ti no tiene sentido, desde que te conocí soy mejor persona, no sé qué haría sin ti " y lo que acabo de leer para rematar el post: "mi corazón está contento porque tú estás dentro". En serio ¿esto es necesario?

Amor de verdad hacía Club que hoy en especial se caga en el amor, a Bogavante que dice que esas muestras de amor son mentira porque la mitad de la gente lo único que quiere es aparentar y la otra mitad ni se aguanta, a Scarlett que se pone nerviosa con San Valentín y prefiere que le regalen flores los 364 días del año pero hoy, no.

En fin, que hoy me declaro amor eterno porque nadie me va a querer mejor que yo misma. Así que desde aquí un consejo ( si me lo permiten) quiéranse pero quiéranse bien!

sábado, 11 de febrero de 2017

La mujer de las mil batallas


Desde bastante joven he tenido muy claro que los animales, los niños y los ancianos se merecen lo mejor de las personas con las que comparten su vida.

Nunca he entendido ni ha tenido cabida en mi ser el daño hacía alguien que no se puede defender.

Detesto la violencia pero si ésta no se produce entre iguales me repugna mucho más.

Te dije que yo no iba a ser partícipe del silencio que le ha protegido todos estos años y desde aquí quiero brindarte un pequeño homenaje.

Cómo ya hablamos, tengo vagos recuerdos de los años que hemos compartido... esos viajes al pantano, de aquel verano que ni recuerdo el año, en el Renault 5 cantando todo lo que sonaba en la radio, tu casa y tu lavadora  de carga superior que me parecía lo más, de tu barriguita cuando estabas embarazada, de tu neceser de pinturas y de lo que me gustaba estar contigo.
 
Desde aquí quiero que todo el mundo se entere que un sinvergüenza te jodió la infancia y toda tu vida. Que has sufrido muchos años pero has conseguido poner un punto y aparte en la historia de tu vida.

Desde aquí quiero mostrar mi repulsión absoluta hacia un padre que se lavó las manos ante una situación tan dura, una madre que miró para otro lado cuando más la necesitabas y un hermano que se mantuvo pasivo ante el sufrimiento de su hermana pequeña. Me avergüenza hasta lo más profundo reconocerlos como parte de mi familia, esa familia de la que uno se tendría que sentir orgulloso y la que a mí, me da asco.

Desde aquí quiero que todo el mundo sepa que eres una VALIENTE y yo estoy orgullosa de ti, que como tú hay muchas personas y niños que sufren abusos y con tu decisión ponemos voz al
sufrimiento de muchos de ellos.

Mujer de las mil batallas! con todo eso a tus espaldas has sacado fuerza para luchar contra esa horrible enfermedad que no va a poder contigo!!! Recuerda que mientras haya música seguiremos bailando aunque no suene nuestra canción favorita.

 A partir de ahora solo hay que mirar hacia adelante, con la cabeza bien alta y sintiéndote fuerte y querida por todos los que estamos a tu lado.

Saber toda la verdad me ha ayudado a entender tantas cosas de tu/mi vida que solo puedo darte las gracias.

Te quiero tia!

viernes, 13 de enero de 2017

La nariz


La nariz es una protuberancia que forma parte del sistema respiratorio en los vertebrados. Es el órgano del olfato y la entrada al sistema nervioso.

Las hay perfectas, redondas, chatas, larguiruchas, de pincho, de cuervo, perforadas, de cerdito, garrapiñadas ( como dice Camacho), grandes, pequeñas, con septum, anchas, torcidas y muy rectas.

Para gustos, colores y para no gustos, un buen cirujano. Y es que cada uno con su nariz hace lo que le place.

Creo que el olfato es el sentido más desarrollado en mí y creo que sería capaz de asociar el olor de las personas  que conozco con su olor personal o con el olor de sus casas.

El otro día hablábamos de las colonias y los perfumes pero hablo del olor en un sentido más amplio que el de unas gotas de Chanel N*5 ( perfume de nuestra choni ;)).

 - Abrir un libro recién comprado y pasar sus hojas rozando la punta de la nariz.
 - El olor de bebé, que es amor.
 - El café saliendo y no de una nesspreso. La cafetera de toda la vida, esa si que deja olor que te hipnotiza.
 - Meterse entre unas sábanas recién lavadas y planchadas con agua perfumada ( Amancio te amo) es casi un orgasmo para mi olfato.
 - El campo después de una tormenta. Y es que el olor de tierra mojada es vida.
 - El olor de las flores tan lleno de color.
 - A pan recién hecho que dan ganas de llorar de la gustera.
 - La cera de la vela mientras se derrite.
 - De todas y cada una de las frutas que instintivamente me llevo a la nariz antes de comenzar a comer.
 - Ojito con la canela en rama.
 - El olor que queda al soplar la cerilla.
 - El chocolate en todas sus variedades. ¿Puede haber mayor estímulo para nuestro sentido olfativo?
 - Y el olor de tu piel, ese que se queda grabado a fuego.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Nochevieja

 Lo que tiene estar de sarao en sarao toda la semana de vacaciones navideñas es que me encuentre, en este mismo instante, en el sofá con la manta y la espalda molidica, mocos a cascoporro y con dolor de garganta bastante majo.

Último día del año y yo, con estos pelos!

Recuerdo con nostalgia los años en los que vivía la llegada del nuevo año como el evento del siglo, que tenías que salir si o si, que era mi pobre padre el que salía a la 1 am para llevarme al cotillón de turno ( bendito padre el mío!) que durante una semana volvía a mi madre muy loca para que me hiciese un vestido o recorriera conmigo mil tiendas para encontrar el modelito adecuado, que no podía fallar la ropa interior roja y lo más importante, había que bailar hasta el amanecer. Pagabas un pastizal por la fiesta así que había que amortizar por narices y a casa volvías con las gafas de sol y los zapatos de tacón en la mano.

Hoy no saldré a festejar el año nuevo ( seguro que ya lo haréis muchos de vosotros por mí) y no es algo que me inquiete a mis 38 y muchas nocheviejas desenfrenadas ( o no tanto) a mis espaldas.

Me quedo con estos días previos de quedadas inesperadas, de cafes a media mañana que se alargan hasta vermú torero con chupito incluido, de fiestas de cumple sorpresa y reencuentros maravillosos, de comidas familiares y ratitos con mis sobrinos, de abrazos que te llegan al alma y llamadas de teléfono llenas de magia, de sorpresas al abrir el buzón y de mil risas, de bonitas conversaciones y de besos, muchos besos.

Al nuevo año solo le voy a pedir  SALUD que de todo lo demás,  ya nos encargaremos nosotros.

#hola2017

jueves, 15 de diciembre de 2016

Poquito a poco

Han pasado 5 quinces de diciembre desde que dejé de ver esos ojos que me transmitían tanto.

No es que hoy, siendo 15, me acuerde de ti... que como dice El Vasco, no dejo ni un solo día de pensarte desde que te fuiste.

Aunque no estés con nosotros te siento tan cerca que no dejas de estar presente en nuestras conversaciones y eres una más de todas las movidas que, como ya sabes tú, nos han caracterizado siempre.

Hace unos días estaba sentada en la  butaca de la sala de espera, la misma que el día que decidiste abandonar tu cuerpo, recuerdo la angustia que inundó el mío de pies a cabeza y esa misma sensación volvió a mí. Pero hoy no quiero.

Hoy no quiero recordar ese día.

Hoy, lo que quiero pensar es en tu risa que me alegraba la vida, en tu olor que me envolvía de confianza, en tus miradas que me daban abrazos y en tus abrazos que me llenaban el alma.

Hoy están presentes tu música, tu alegría, tu sensibilidad, tu brillo y todos esos girasoles que te van a acompañar siempre.

Te echo tanto de menos amiga mía... te quiero siempre.

lunes, 28 de noviembre de 2016

La madre que te parió

Si hay algo más doloroso que la muerte de un ser querido es que éste sea tu hijo.

El fallecimiento de un hijo rompe con el orden natural de la vida y no es de recibo
ver morir a quien has dado la vida.

Por mucho que me duela, nunca voy a llegar a sentir una décima parte de tu dolor como madre. Tengo claro que solo los padres que han pasado por esta situación saben del dolor que hablo.

Tu vacío no es solo físico y su ausencia se aposentará en el alma hasta el último día de tu vida pero, debes seguir. Recuerda que te queda su otra mitad y que mirándolo, los encontrarás a los dos. Agárrate a eso, a tu otra hija y tu preciosa nieta. Rodéate de los que te quieren y vive como él hacía.

La vida es así de puta y sé que en ninguna de mis palabras vas a encontrar consuelo a tu pena,  pero eres fuerte como mi madre y vas a aprender a vivir con tu dolor.

Poco a poco el túnel se irá llenando de luz para que puedas seguir caminando hasta el día que volvamos a encontrarnos allí, donde nada muere.